Se multiplicó por 25 la cantidad de chicos con autismo incluidos en las escuelas